Las lluvias de las últimas semanas impulsaron al maíz y la soja

Las lluvias de las últimas semanas impulsaron al maíz y la soja

Las precipitaciones de las últimas semanas impulsaron la campaña de maíz y soja
Las precipitaciones de las últimas semanas impulsaron la campaña de maíz y soja

Son notorios los cambios que se registraron en la Región Núcleo en materia climática, desde la última Navidad y hasta nuestros días: se pasó de la sequía a zonas con excesos hídricos. Las precipitaciones ayudaron al desarrollo de los cultivos de verano, especialmente el maíz.

El último evento de precipitaciones comenzó a registrarse el pasado 10 de enero, lo que permitió confirmar la recuperación hídrica de la zona pampeana y el norte de nuestro país. Esto dejó entre 50 y 125 milímetros en la franja central. Este escenario de lluvias sigue desarrollándose por estas horas y podría sumar milímetros importantes en el noreste de Córdoba y en el norte argentino.

Esta situación de importantes precipitaciones impactó positivamente en la campaña de maíz y soja. Según el último informe de la Guía Estratégica para el Agro de la Bolsa de Comercio de Rosario, se proyecta a nivel nacional una cosecha de maíz de 49 millones de toneladas: son dos millones de toneladas más de lo que se esperaba hace un mes atrás y se podría transformar en la segunda mejor marca productiva.

Además, desde la bolsa rosarina estiman un rendimiento promedio del cereal en 80,1 quintales por hectárea: son 5 quintales por encima del promedio de los últimos 5 años.

Los especialistas de la bolsa rosarina resaltaron: “En 20 días la campaña resurgió tras una sequía de 6 meses. Cuatro grandes eventos de lluvias salvaron la cosecha de un fracaso productivo. Sí no se hubieran producido dichas precipitaciones, Argentina habría perdido entre 5 a 10 millones de toneladas de maíz”.

Soja y trigo

Por otro lado, el regreso de las precipitaciones también significó una muy buena noticia para la soja, aunque hay zonas que siguen afectadas por la falta de humedad en los suelos, como el norte de Córdoba y sur de Buenos Aires. Hasta el momento faltan por sembrar 500 mil hectáreas de las 17.700.000 hectáreas proyectadas para la presente campaña, y con una estimación de cosecha nacional que podría superar las 54 millones de toneladas.

Por último, la bolsa de Rosario anunció la finalización de la cosecha de trigo, con un volumen de producción que alcanzó las 19.500.000 toneladas, con rendimientos promedios de 29,9 quintales por hectárea, destacándose los cosechados en Entre Ríos y Córdoba. Por la falta de precipitaciones durante la pasada primavera, hubo zonas que registraron caída de los rendimientos, como el suroeste de Buenos Aires.

Fuente: Infobae