La recuperación de Campazzo y cómo es Wuhan: la intimidad del plantel argentino en la previa al debut mundialista

La recuperación de Campazzo y cómo es Wuhan: la intimidad del plantel argentino en la previa al debut mundialista

Wuhan, la ciudad donde Argentina disputará el Grupo B del Mundial de China
Wuhan, la ciudad donde Argentina disputará el Grupo B del Mundial de China

“Saliendo a ver qué pasa en el barrio”, canta Iván Noble. Suenan Los Caballeros de la Quema en los auriculares, a miles de kilómetros del oeste del Gran Buenos Aires, el origen de aquella canción de la década del ’90.

¿Y qué pasa en el barrio de Desarrollo Económico y Tecnológico de Wuhan donde este sábado Argentina debutará en el Mundial de básquetbol? Es una zona plagada de comercios. Restaurantes, bares, supermercados, algún local de ropa y otro de teléfonos celulares. Al amanecer, apenas están abiertos un par de negocios de la peatonal Tiyu. La mayoría de las personas que se ven son trabajadores de limpieza. Un hombre de alrededor de 70 años hace ejercicios en los aparatos que hay en una plazoleta. “Punk never die”, reza la remera de un joven quien junto a un par de amigos aún no se fueron a dormir y les hacen frente a los ya 30 grados de temperatura.

Con el correr de las horas, las cuadras que rodean al gran shopping que domina la escena comienzan a poblarse. Madres y abuelas se reúnen para pasear a los bebés de sus familias y, de paso, conversar un rato. Los policías de la zona abandonan la postura cansina para mostrarse alertas.

El estadio de básquetbol del complejo deportivo de Wuhan, que cuenta además con una cancha de fútbol y una pileta, tiene capacidad para 13.000 espectadores. Allí, antes del primer entrenamiento de Argentina, jugadores de clubes locales juegan un partido que sirve de prueba para ajustar detalles técnicos.

Desde las 15.20, el equipo de Sergio Hernández pisó por primera vez la cancha en la que disputará los tres encuentros del Grupo B: el sábado frente a Corea, el lunes contra Nigeria y el miércoles ante Rusia.

La práctica de la selección argentina de básquet en Wuhan

En el entrenamiento, Facundo Campazzo comenzó las tareas al costado de la cancha con el kinesiólogo Paulo Maccari en lo que fue su regreso a la actividad tras el esguince del tobillo derecho sufrido el lunes en el amistoso frente a Rusia en Ningbo. Luego, el base se sumó al grupo para realizar trabajos tácticos ya con la mira en Corea. La evolución del cordobés es satisfactoria y no extrañaría verlo en acción en el debut. “Saber que Facundo ya se está entrenando, no sé si de igual a igual, pero en parte con nosotros es una alegría para el equipo y para él”, dijo Sergio Hernández tras la práctica. “Es un luchador y va a ser el que primero quiera estar en la cancha contra Corea”, agregó Patricio Garino.”

Al margen de la alarma por el estado de Campazzo, la ilusión del equipo crece cuanto más cerca está el comienzo del Mundial. Hernández la pone en palabras: “Cuando llega el momento de la competencia oficial, hay una adrenalina especial que a nosotros se nos despierta. Este es un grupo que se activa bien en estos casos. Podemos tener malos humores en la previa o en los amistosos, pero la llegada inminente del torneo nos pone bien, nos une y nos hace estar alegres porque nos gusta competir. Siempre llegamos de manera muy optimista”.

La recuperación de Facundo Campazzo, a días del debut

Si bien el fixture del Grupo B es algo que se conoce desde el 16 de marzo, el entrenador argentino no se involucró de lleno en el análisis de los rivales hasta hoy. “Yo me metí con Corea hace dos días. Los que vienen analizando a los rivales hace tiempo son mis asistente. Ellos son los que tienen más información y los que se la trasladan a los jugadores tanto en las charlas técnicas como en la cancha. Después, yo soy el que pone las reglas que utilizamos tanto en defensa como en ataque contra cada equipo. Para este partido tenemos un poco más de tiempo, pero para los demás es difícil encontrar distintos momentos para hablar con los jugadores sobre cada rival porque jugás cada 48 horas o menos”, comentó Oveja.

Corea es, en el análisis previo, el oponente más accesible de la primera fase. Sin embargo, Hernández fue cauteloso: “Muchas veces se pierden partidos en un Mundial por estar pensando en el adversario que viene más adelante o en el más complicado y no en el inicial. Como diría el gran León Najnudel, el rival más difícil siempre es el próximo y no otro”. El coach presentó al equipo coreano: “Los equipos asiáticos históricamente son de elegir la carrera. Ellos anotan mucho en los primeros 7 segundos de las posesiones. Tanto en la clasificación al Mundial como en la previa han tenido problemas cuando les toca jugar un partido más táctico. Tienen bastante juego interior con su nacionalizado, Guna Ra, y siempre han logrado volver de situaciones desfavorables en los partidos logrando remontar diferencias de 12-15 puntos. Debemos estar atentos. Es uno de los mejores seleccionados de un básquetbol asiático que ha crecido mucho, entonces hay que respetarlo”.

El decimoquinto aniversario de la conquista de la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Atenas, que se cumplió el 28 de agosto, reavivó la llama eterna de aquel equipo glorioso. Sin embargo, los jugadores del plantel actual no quieren ni deben vivir de recuerdos. Así lo explica Garino: “Ya estamos todos cansados de hablar de la Generación Dorada. Los admiramos, los queremos, son ejemplos a seguir para nosotros. Estamos acá por haberlos escuchado y seguido sus pasos, pero ya es historia. Nosotros no queremos comparaciones con nadie. Cada uno es un tipo de jugador distinto a los que había antes. Tenemos una oportunidad de oro de jugar el primer gran torneo como grupo. Jugaremos sin presión porque la mayoría no tenemos experiencia en un Mundial. La ambición y las ganas de competir las tenemos siempre, ya sea en un amistoso o en el mismo torneo. Sabemos que el instinto argentino va a estar presente”.

La selección argentina entrenó por primera vez en el estadio que enfrentará a Corea (@cabboficial)
La selección argentina entrenó por primera vez en el estadio que enfrentará a Corea (@cabboficial)

Los partidos amistosos ya quedaron atrás. Desde la obtención del título en los Juegos Panamericanos, Argentina disputó 6 partidos, con 3 victorias (Montenegro, Japón y Rusia) y 3 derrotas (Brasil, Francia y España). Para Garino, el balance es positivo: “Demostramos lo que tenemos, lo que debemos hacer y lo que no. Cumplimos con todo. Tuvimos altibajos, pero sabemos dónde estamos y nos hizo bien enfrentarnos a potencias europeas”.

La pequeña plaza de entretenimientos ubicada en una esquina del shopping ya tiene a todos sus autitos con luces de colores funcionando a pleno. Cae la tarde en Wuhan y el seleccionado argentino de básquetbol ya descansa, a dos días del inicio del Mundial.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La columna del Chapu: Argentina le puede ganar a cualquiera en este Mundial

El “método Busquet” y la dieta que rompe los paradigmas y fue clave en la carrera de Manu Ginóbili: los secretos de la Selección de básquet

Nicolás Brussino: de casi dejar el básquet por un problema cardíaco a pasar por la NBA y ser una “pieza fundamental” en la Selección

Fuente: Infobae