La decisión que analiza la dirigencia de Boca Juniors tras la dura sanción que le impuso la Conmebol

La decisión que analiza la dirigencia de Boca Juniors tras la dura sanción que le impuso la Conmebol

Boca analiza la chance de presentar un descargo ante la Conmebol por la sanción recibida (REUTERS/Jorge Adorno)
Boca analiza la chance de presentar un descargo ante la Conmebol por la sanción recibida (REUTERS/Jorge Adorno) (Jorge Adorno/)

Las Conmebol informó durísimas sanciones para el plantel y la directiva de Boca Juniors tras lo ocurrido en la posteridad del encuentro disputado entre su primer equipo y Atlético Mineiro en Belo Horizonte por la revancha de los octavos de final de la Copa Libertadores. Las bochornosas imágenes de la gresca entre la Policía brasileña y el contingente visitante fueron captadas por las cámaras de seguridad del estadio Mineira y el material fue presentado como prueba por la entidad de Minas Gerais.

Las penas cayeron como una bomba en Brandsen 805: temían que el ente que regula al fútbol sudamericano se pusiera firme en el caso, pero no esperaban que recayeran tantas fechas de suspensión para algunos futbolistas importantes de su plantel como así también la prohibición de concurrencia (por dos años en partidos organizados por la Confederación Sudamericana de Fútbol) para los integrantes del Consejo de Fútbol Raúl Cascini y Marcelo Delgado.

En el Expediente CL.O-76-21 figuran los nombres de Leandro Somoza (ayudante de campo de Miguel Ángel Russo), Cristian Pavón, Sebastián Villa (estos recibieron 6 partidos de sanción cada uno), Marcos Rojo (5), Carlos Izquierdoz (4), el entrenador de arqueros Fernando Gayoso y Diego Pulpo González (3) y Javier García (2), más las advertencias a Carlos Zambrano y Norberto Briasco y una multa económica que asciende a 235.000 dólares por la totalidad de cada caso.

Según pudo averiguar Infobae, el caso en Boca pasó con suma urgencia a manos del Departamento de Legales con el letrado Orlando Giménez a la cabeza: la directiva estudia seriamente la posibilidad de apelar la sanción con el objetivo de reducir todas o algunas de las penas impuestas.

Según el Artículo 67.2 del Código Disciplinario de la Conmebol, el plazo de la CD xeneize para presentar un recurso ante la Comisión de Apelaciones es de hasta siete días corridos desde el día siguiente a la notificación de los fundamentos de esta decisión. En caso de decidirse a formalizarlo, Boca tendrá que abonar -mediante transferencia bancaria- 3.000 dólares en concepto de “cuota de apelación”.

Un encumbrado directivo xeneize no ocultó su fastidio por las sanciones que le cayeron a los futbolistas y allegados de la institución e hizo escuchar un reclamo que fue generalizado luego de los disturbios en Brasil: “¿Qué pasó con el presidente de Atlético Mineiro y los árbitros de esa serie?”.

La directiva del Galo adjuntó documentos, videos y el reporte policial de esa noche para presentarla como prueba ante las autoridades de la Conmebol, acusando a Boca de ser absoluto responsable de las escenas de violencia y agresiones: Atlético Mineiro espera que la entidad que rige el fútbol en América Latina (Conmebol) sea firme y ejemplar en la sanción de los infractores, con el fin de frenar tales prácticas y, sobre todo demostrar al mundo del fútbol que actitudes como las que se han producido estarán sujetas a graves consecuencias. Si se adoptan tales medidas, la Conmebol estará haciendo una contribución relevante a la paz y al llamado ‘juego limpio’ en el fútbol”.

Sergio Coelho, mandatario de Atlético, había espesado el clima previo con una declaración que pudo ser considerada como una premonición de lo que acontecería más tarde: “Los vamos a recibir de la misma manera que nos recibieron a nosotros”. En algunos de los videos que circularon más tarde por las redes, el presidente del Mineiro fue capturado mientras arrojaba botellas de agua contra los jugadores de Boca en las inmediaciones del vestuario local. Desde el búnker azul y oro aseguraron luego de lo ocurrido que Coelho los provocó cuando transitaban el pasillo que conectaba el campo de juego con el vestidor visitante.

Juan Román Riquelme remarcó una y otra vez desde que se expidió sobre el caso en que fue Boca quien realmente ganó esa llave de Libertadores, haciendo referencia a la anulación de dos goles mediante la cabina del VAR (uno al Pulpo González en la Bombonera por una imperceptible falta en ataque previa y otro a Marcelo Weigandt en Brasil por un supuesto offside).

El 14 de julio, un día después de la ida disputada en la Bombonera, la Comisión de Árbitros de la Conmebol presidida por el brasileño Wilson Seneme decidió suspender por tiempo indeterminado al juez colombiano (principal) Andrés Rojas y al paraguayo Derlis López (encargado del VAR) por haber “incurrido en errores graves” durante el desarrollo de ese encuentro. De ahí en más, ambos solamente dirigieron en sus ligas locales. No ocurrió lo mismo con el uruguayo Esteban Ostojich, quien comandó la acción en Belo Horizonte y siguió siendo considerado para partidos internacionales, como así también el chileno Julio Bascuñán, quien estuvo al mando del VAR en esa oportunidad.

SEGUIR LEYENDO:

Duras sanciones de Conmebol a Boca Juniors por los incidentes contra Atlético Mineiro en la Copa Libertadores

Con la vuelta parcial del público, Boca recibe a Lanús en la Bombonera: hora, TV y posibles formaciones

Fuente: Infobae