Don Francisco fue reconocido por su trayectoria en medios en el America Business Forum

Don Francisco fue reconocido por su trayectoria en medios en el America Business Forum

Don Francisco (Foto: Instagram@donfranciscotv)
Don Francisco (Foto: Instagram@donfranciscotv)

Mario Luis Kreutzberger, mejor conocido como Don Francisco, asistió al American Business Forum en Uruguay. Ahí, miles de personas lo escucharon para saber su historia de vida, de las dificultades que ha tenido y cómo ha superado sus fallas tanto personales como profesionales.

Dentro de la entrevista que le hizo el fundador del foro, Ignacio González, habló acerca de su peculiar comienzo, el cual lo hizo resaltar y llegar a la posición que le permitió tener 53 años de carrera en la televisión.

Cuando Don Francisco tenía 16 años, se enamoró de algo que le pareció que era cine, pero era algo más: la televisión.

“Yo por casualidad me encontré con la televisión, en realidad, en alguna oportunidad del sistema argentino de televisión, había llegado por allá de 1956 a visitar Juan Domingo Perón al presidente de Chile que era Carlos Ibañez del Campo. Ahí yo vi una cosa que parecía cine, cuando me di cuenta que era la televisión. Fue cuando yo fui a estudiar la única profesión que tengo, yo soy técnico modelista y fui a estudiar a Nueva York cuando tenía 19 años”, expresó en la entrevista.

Don Francisco ha entrevistado a personajes como Juan Gabriel (Foto: AP)
Don Francisco ha entrevistado a personajes como Juan Gabriel (Foto: AP)

Ya en Estados Unidos, el chileno se encontró con lo que él sabría que sería “el futuro”. “Entré al hotel en donde yo iba a vivir y había una radio muy parecida a la que había en mi casa. Con la única diferencia que esta radio tenía un pedazo de tela adelante. Cuando la encendí y vi que la radio se escuchaba y se veía al mismo tiempo, yo dije: ‘lo que yo vengo a estudiar es el ayer’. Era como alguien que tenía el ábaco y se encontró con un computador”, exclamó.

Fue ahí cuando decidió que su vida se la dedicaría a ese aparato y que buscaría cada oportunidad para poder entrar y permanecer ahí. “Ese fue mi primer contacto con la televisión y fue amor a primera vista y ahí yo siempre pensé que en algún momento yo iba a intentar tratar de buscar la oportunidad de poder estar en la televisión”.

La insistencia que el conductor tuvo lo llevó a convencer a los productores de TV que merecía una oportunidad dentro de las pantallas, sin embargo eso no le aseguró la permanencia, pues quedó en el trabajo solamente ocho semanas.

“Durante un año entero pedí una entrevista para poder conseguir entrar en la televisión. Yo había estudiado teatro desde los 16 años y mi profesor de teatro pensaba que yo tenía algunas condiciones para la animación. Me dijo: tienes que ir a la Universidad Católica y ahí conseguir que el director te pueda atender. Durante un año entero estuve yendo sin resultado, hasta que pasado el año, me recibieron”, narró. Sin embargo le pidieron USD 5,000 para poder entrar, una cantidad con la que él no contaba.

Sábado Gigante fue un icónico programa (Foto: archivo)
Sábado Gigante fue un icónico programa (Foto: archivo)

“Era imposible. Pero volví, y ya no esperé un cita, sino que le golpeé la puerta y le dije: ‘le tengo el auspicio’. Y me preguntó que si los 5,000 y le dije que no, 500. Y yo creo que lo sorprendí, me dio la oportunidad y de ahí hice estas ocho semanas hasta que me echaron”.

No obstante, ocho semanas fue lo que necesitó para cautivar al público, pues con ese poco tiempo hizo algo que su reemplazo no pudo lograr.

“Cuando me echaron yo llamé a mis amigos que llamaran por teléfono a la televisión para que dijeran que lo que pusieron en mi lugar no sirve para nada. Pero mis compañeros no lo pudieron lograr nunca y yo estaba desesperado. El punto es que al día siguiente el director del canal vino a mi casa y yo no estaba. (…) Al día siguiente habló conmigo y me dijo ‘la gente ha pedido que tú vuelvas’ así que volví, y por eso mis compañeros no se pudieron comunicar nunca” comentó.

Pero una vez más, los productores no estaban convencidos con su trabajo, pues lo veían como un principiante. Por lo que le dieron un horario en el que no había tanto público, sin saber que este sería el que lo lanzara al estrellato.

“Me dijeron que no era un profesional, era un aficionado. ‘Este horario de 8 a 9 de domingo se lo tenemos que dar a un profesional. Así que, mira: la televisión está transmitiendo de domingo a viernes. El sábado es para limpiar los equipos, te vamos a dar una hora el sábado de 5 a 6’. Entonces, me vestí yo de domador, que era un traje de un locutor antiguo que había y comencé a presentar los cómics. Hasta que poco a poco yo pedí que si me podían dar otra hora y me la dieron y así estuve en Chile durante 25 años haciendo el programa de 8 horas en la tarde y dos horas más en la noche los días sábados. Es un poco la historia de cómo se inició ‘Sábado Gigante’”, explicó.

Con su carisma ha conquistado a chicos y grandes (Foto: archivo)
Con su carisma ha conquistado a chicos y grandes (Foto: archivo)

Agregó que la clave dentro del icónico programa fue escuchar al público y tratarlos con respeto Siempre se acercó a ellos, ya que ellos eran quienes en realidad tenían el control.

“Sábado gigante tuvo una característica en su producción. La mayoría de los programas se hacen en el escenario; yo siempre estaba en medio del público. Todo se hacía a través del público, porque es muy inteligente, ellos preguntaban, discutían y hablaban con los artistas. Ellos era su majestad. En la comunicación, lo más importante en este momento, es el público” insistió.

El chileno de 79 años también habló acerca de la dualidad entre sus personajes, ya no es lo mismo ser Mario Kreutzberger y Don Francisco. Esto se demostró con los años dentro de su familia y amigos, pues a Kreutzberger lo apodaron “El tristón” ya que en comparación con “Don Francisco”, no tenía tanta energía.

Se paga un gran precio con la familia, el aplauso y el éxito producen un desequilibrio. Uno le pone empeño porque no quiere perder el aplauso y el cariño”, explicó.

Sin embargo, después sesiones con un psiquiatra y su familia entera, decidió prestarle más atención a la familia. Pidió permisos, y aunque tenía los fines de semana ocupados, inventó un día a la semana para poder pasar con sus tres hijos.

“Inventé los martes especiales, yo paraba de trabajar los martes a las 12. Llegaban mis hijos del colegio, preguntaba qué querían a hacer. Siempre lo que ellos decían hacíamos, no lo que yo quisiera. Creo que fue un reencuentro extraordinario” aclaró.

Es por eso que el conductor no cree que la suerte llega, ya que uno mismo tiene que crear su propia suerte y su propio camino hacia ella.

“La suerte está en todas partes, el problema es que la suerte no viene a uno. Uno tiene que buscar la suerte, y la tiene que buscar durante toda su vida, solamente cuando se muera le pueden decir ‘ese viejo tenía mala suerte’”, bromeó.

Es por eso que inventó su propio decálogo para tener éxito:

– Perseverancia: uno se cae 99 y se levanta 100

– Ponerse a metas a corto y largo plazo

– Oportunidades siempre existen

– Revertir el fracaso

– Hay que escuchar la crítica y ser modesto

– Aceptar con humildad los consejos

– Siempre correr riesgos (controlados)

– Levantarse temprano y hacer deporte

– Gastar menos de lo que uno gana

– Tener una familia establecida

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Alessandra Rampolla: “Las personas exitosas en lo profesional disfrutan asumir una postura sumisa en el sexo”

Cinco mil personas asistieron al America Business Forum en Punta del Este

Fuente: Infobae