Cómo es el megaplan de un trillón de dólares de Donald Trump para rescatar la economía tras el impacto del coronavirus

Cómo es el megaplan de un trillón de dólares de Donald Trump para rescatar la economía tras el impacto del coronavirus

El presidente de Estados Unidos Donald Trump durante la conferencia de prensa de este miércoles (Reuters/ Jonathan Ernst)
El presidente de Estados Unidos Donald Trump durante la conferencia de prensa de este miércoles (Reuters/ Jonathan Ernst) (JONATHAN ERNST/)

Ante la posibilidad de un aumento pronunciado en los casos de coronavirus, el presidente Donald Trump anunció el martes una serie de medidas para tratar de amortiguar el impacto de la pandemia en la economía estadounidense.

En medio de violentas fluctuaciones de los mercados financieros y el espectro de una recesión global, su administración se apresta a anunciar un paquete de estímulo económico por valor de 850.000 millones de dólares, en el que se incluye el envío de “cheques” con efectivo a los ciudadanos “de manera inmediata”, para contener el impacto económico del coronavirus.

Las principales medidas

Según un borrador del Departamento del Tesoro adelantado por medios estadounidenses, el plan prevé un paquete de medidas de ayudas por el valor de 1 trillón de dólares, entre aplazamientos del pago de impuestos, asistencia a sectores especialmente afectados como las aerolíneas u hoteles, y la mencionada entrega de efectivo a los ciudadanos.

El grueso, 500 mil millones de dólares, será usado para abonar el pago de cheques individuales a los ciudadanos. La propuesta del Departamento del Tesoro prevé el envío de dos rondas directamente a los contribuyentes estadounidenses, el primero, el 6 de abril, y el segundo, 18 de mayo.

“Los montos de los pagos serían fijos y escalonados según el nivel de ingresos y el tamaño de la familia”, según el documento del tesoro. El monto sería de unos mil dólares por cada cheque.

Otros 300 mil millones se usarán para ayudar a las pequeñas empresas a seguir pagando a los empleados, ya que ha habido una ola de despidos, particularmente en restaurantes y otras compañías donde los negocios se detuvieron repentinamente debido al brote de coronavirus.

Los créditos, que el tesoro llama “préstamos para la interrupción de pequeñas empresas”, serían cubiertos por una garantía gubernamental del 100 por ciento. Los préstamos están dirigidos a las empresas con hasta 500 empleados para financiar seis semanas de salario de cada trabajador, con un tope de USD 1.540 por semana por empleado y con la condición de que las empresas deben seguir pagando a sus empleados durante ocho semanas después de recibir el préstamo. Los préstamos provendrían de compañías financieras de EEUU, pero tendrían el respaldo del Gobierno, y el Departamento del Tesoro tendría el poder de emitir regulaciones sobre las tasas de interés y los vencimientos.

La Casa Blanca también busca crear una “línea de crédito garantizada para la industria aérea” de 50 mil millones dólares que le permita hacer préstamos directos a “transportistas aéreos de pasajeros y carga”, mientras otros 150 mil millones serán usados para préstamos garantizados por el Estado para apuntalar otros sectores de la economía fuertemente afectados por la crisis.

Un avión de American Airlines en el aeropuerto internacional de Miami. La industria aeronáutica es una de las más afectadas por la pandemia (Daniel Slim/ AFP)
Un avión de American Airlines en el aeropuerto internacional de Miami. La industria aeronáutica es una de las más afectadas por la pandemia (Daniel Slim/ AFP) (DANIEL SLIM/)

Para cubrir los costos del plan, la Casa Blanca busca que el Congreso le permita utilizar el Fondo de Estabilización de Intercambio, una cuenta de emergencia que generalmente se utiliza para intervenir en los mercados de divisas, y respaldar temporalmente los fondos mutuos del mercado monetario, una señal de que los funcionarios del Gobierno están preocupados de que el pánico de los inversores pueda conducir a una fuga de estos fondos, según el New York Times. Se usó una estructura similar durante la Gran Recesión, pero los legisladores habían tratado de bloquear su uso futuro.

Este plan superaría al lanzado para hacer frente a la aguda crisis financiera de 2008 por la Administración del entonces presidente, Barack Obama, de 700.000 millones de dólares. La propuesta, no obstante, debe ser discutida y aprobada por el Congreso de Estados Unidos, donde la oposición demócrata controla la Cámara de Representantes y los republicanos el Senado.

Más fondos para la respuesta al brote

La Casa Blanca también está enviando al Congreso una solicitud de fondos de emergencia por separado por 46 mil millones de dólares para “esfuerzos continuos de preparación y respuesta” al coronavirus. Esto incluiría nuevos fondos para el Departamento de Defensa, el Departamento de Asuntos de Veteranos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

Es su última conferencia de prensa, este miércoles, Trump volvió a a referirse a la situación económica. El mandatario dijo que una tasa de desempleo de 20% sería solo en “el peor de los escenarios”. La cifra había sido deslizada por el secretario del tesoro, al presionar al Congreso para que apruebe el paquete de medidas de emergencia.

El presidente también informó la suspensión de todos los desalojos y las ejecuciones hipotecarias durante las próximas seis semanas como parte del esfuerzo del Gobierno para aliviar el impacto económico de la pandemia.

Empresas grandes y pequeñas han sido vapuleadas por la crisis a medida que la gente cancela reservaciones de vuelos y restaurantes y aumenta el temor colectivo. El mercado bursátil en Wall Street volvía a bajar el miércoles, dos días después de sufrir su peor caída en casi tres décadas.

Una mujer camina en una Wall Street desierta por las medidas contra el coronavirus en Nueva York (Reuters/ Lucas Jackson)
Una mujer camina en una Wall Street desierta por las medidas contra el coronavirus en Nueva York (Reuters/ Lucas Jackson) (LUCAS JACKSON/)

El martes, el Secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, insistió en el compromiso de mantener abiertos los mercados financieros, aunque reconoció que “en algún momento quizá se tengan que reducir los horarios” de funcionamiento.

El Legislativo estadounidense ya aprobó un primer paquete de respuesta de 8.300 millones de dólares, destinado a fortalecer el sistema de salud. El pasado viernes la Cámara acordó, además, otra propuesta que otorga la baja de enfermedad pagada para los trabajadores (algo que en EEUU no está garantizado a nivel federal) y el aumento del gasto social para personas de bajos recursos, por un total estimado de 100.000 millones de dólares. Esta propuesta, sin embargo, aún no ha sido entregada al Senado para su consideración.

De momento, al menos 7.048 casos de COVID-19 han sido confirmados en Estados Unidos, de los cuales casi la mitad están concentrados en los estados de Washington, California y Nueva York, y hay al menos 100 muertos a causa del virus, según datos de la Universidad Johns Hopkins. La pandemia ya alcanzó a todos los 50 estados de la Unión.

A nivel global, Europa es actualmente el foco de la pandemia de coronavirus, la enfermedad de la que se registran más de 35.000 casos en Italia, más de 9.000 en España, unos 5.400 en Francia y 4.900 en Alemania, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Hay más de 8 mil muertos y 200 mil contagiados en todo el mundo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Donald Trump dijo que el desarrollo de la vacuna contra el coronavirus en EEUU es el “más rápido de la historia”

Cuándo podría estar lista la vacuna contra el coronavirus

Por qué la ciudad de Nueva York podría ser la próxima Italia en la crisis del coronavirus

El informe sobre el coronavirus que provocó un cambio radical en la estrategia del Reino Unido y que disparó las alarmas en la Casa Blanca

Fuente: Infobae