Algunas consideraciones sobre el coronavirus

Algunas consideraciones sobre el coronavirus

(REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)
(REUTERS/Carlos Garcia Rawlins) (CARLOS GARCIA RAWLINS/)

En las últimas semanas, el coronavirus ha marcado agenda en Argentina y el mundo. Así lo reflejan los principales medios de noticias y búsquedas en Google. Tal es la magnitud de importancia del evento, que Google Maps generó un mapa interactivo que muestra en tiempo real los casos de esta enfermedad en el mundo.

Al parecer, el brote de esta nueva enfermedad se originó en un mercado de alimentos de la ciudad de Wuhan, China, donde se venden animales vivos y carnes crudas sin un control sanitario debido.

Según recientes investigaciones, el brote de esta nueva enfermedad pareciera originarse en un mercado de alimentos de la ciudad de Wuhan, China, donde se expenden animales vivos y carnes crudas sin el control sanitario adecuado. Estos lugares, conocidos como “mercados mojados”, venden tanto animales vivos para consumo (perros, gallinas, serpientes, murciélagos, pescados, etc) como animales muertos, cuyas carnes se exponen a temperatura ambiente y al contacto de las personas que circulan por las calles. En dichos mercados, los puestos al aire libre se juntan para formar calles estrechas, donde los lugareños y los visitantes compran cortes de carne y productos maduros. Un puesto que vende cientos de gallinas enjauladas puede estar pegado al mostrador de una carnicería, donde la carne cruda se pica mientras los perros cercanos observan hambrientos. Los vendedores encierran liebres peladas, mientras que los puestos de mariscos exhiben relucientes pescados y camarones. También uno puede elegir un animal vivo de agrado y el vendedor se lo faena en el momento, provocando una importante contaminación microbiológica. Esta situación, genera un ambiente propicio para la transmisión de diversas enfermedades zoonóticas, lo que significa que se propagan a las personas desde los animales.

En Argentina (y por lo general todo occidente), la situación es muy diferente a la descripta. Todos los alimentos de origen cárnico se venden en comercios habilitados y controlados por la autoridad sanitaria correspondiente (SENASA en nuestro país) y en condiciones higiénico-sanitarias adecuadas. Un ejemplo de esto es la temperatura de conservación. En el caso de las carnes crudas, las mismas deben almacenarse a temperaturas de refrigeración (2 a 8 °C) o a temperaturas de congelación (-18 °C). Otra diferencia importante entre ambas culturas, es la forma de consumo de las carnes. Mientras en China y oriente es muy común consumir carnes crudas, por lo general en nuestro país las cocinamos. Esto, en caso realizarlo correctamente, garantiza la destrucción de microorganismos patógenos que pueden enfermarnos. Es el típico ejemplo de la famosa Eschericchiacoli O157:H7, una bacteria patógena que normalmente se encuentra en las carnes y que provoca el SUH (síndrome urémico hemolítico). También nos diferenciamos en que aquí, está prohibido vender animales vivos en el mismo local donde se venden carnes crudas (no se debe mezclar).

“Los mercados de animales vivos mal regulados, mezclados con el comercio ilegal de vida silvestre, ofrecen una oportunidad única para que los virus se propaguen de los huéspedes de la vida silvestre a la población humana”, dijo la WildlifeConservationSociety en un comunicado.

¿Qué es el coronavirus?

El coronavirus 2019-nCoV (así es como se lo conoce), es una nueva variedad de un virus. Un virus es un agente infeccioso portador de material genético capaz de multiplicarse solo si se encuentra dentro de una célula huésped, utilizando la maquinaria presente en dicho organismo. Es decir, y para “traducir al criollo”, los virus tienen la capacidad de meterse dentro de las células y alterar su funcionamiento, dándole nuevas “ordenes” que anteriormente no tenían y que, como corolario, lleva a la aparición de funcionamientos metabólicos defectuosos o patologías.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró hace pocos días a través de su cuenta de Twitter que “lo más probable es que una fuente animal sea la fuente primaria de este brote de nuevo coronavirus”. Por eso incidieron en que se evite o se tomen medidas de protección para el contacto con animales y se cocinen convenientemente todos los alimentos de origen animal.

Las principales 10 recomendaciones a seguir en la cocina para evitar las Enfermedades Transmitidas por Alimentos

El desconocimiento del consumidor de las pautas básicas de manipulación e higiene en la cocina todavía provoca un importante número de intoxicaciones alimentarias, debido principalmente a bacterias, hongos y virus.

La higiene de los alimentos es un asunto que involucra a todos, desde la producción hasta el consumo en los hogares. Si bien la mayoría de los microorganismos son inofensivos, como los que crecen en el yogur o el queso, algunos que entran en la cocina son patógenos, es decir, responsables de intoxicaciones alimentarias desde problemas digestivos leves a graves enfermedades. La prevención y el control en toda la cadena alimentaria contribuyen a la calidad microbiológica de los alimentos. Pero a menudo el consumidor, el último eslabón de esta cadena, ignora cuáles son los canales de entrada y cómo sobreviven los microorganismos en la cocina. A continuación, te presentamos las principales recomendaciones que tenes que seguir en tu cocina para evitar Enfermedades Transmitidas por Alimentos:

1) Lavado frecuente de manos.

2) Limpieza y orden de heladeras.

3) Evitar la contaminación cruzada (no mezclar alimentos crudos con cocidos).

4) Control de temperaturas (mantener siempre los alimentos en temperaturas de refrigeración (2-8 °C).

5) No dejar alimentos a temperatura ambiente por largos períodos de tiempo.

6) Cocción correcta de alimentos. No consumir carnes con color rojizo o rosado (cocción incompleta). En el caso de carnes rojas, se debe llegar hasta los 72 °C en el centro de la carne (color grisáceo).

7) No permitir el ingreso de mascotas a la cocina (perros, gatos, etc).

8) Mantener la correcta higiene de los trapos y esponjitas.

9) No cocinar ni manipular alimentos si estás enfermo.

10) No guardar los productos de limpieza en la cocina

El autor es director de Ingeniería en Alimentos de UADE

Fuente: Infobae