Alberto Fernández: los inesperados gestos personales que tuvo con Mauricio Macri y el camarista federal Bruglia

Alberto Fernández: los inesperados gestos personales que tuvo con Mauricio Macri y el camarista federal Bruglia

Alberto Fernández y Mauricio Macri en la Asamblea Legislativa del 10 de diciembre de 2019
Alberto Fernández y Mauricio Macri en la Asamblea Legislativa del 10 de diciembre de 2019 (RONALDO SCHEMIDT/)

En la intimidad de la quinta de Olivos ya se sabe que las relaciones políticas entre Alberto Fernández y Mauricio Macri están terminadas. El Presidente desprecia su formación ideológica y su perspectiva del poder, y el exPresidente considera que su sucesor peronista es una falla del sistema institucional que pagará la Argentina por décadas.

Ese antagonismo visceral tiñe los vínculos bipartidistas y agrava la crisis de funcionamiento en la Corte Suprema, que mañana debe tratar la posición judicial de tres magistrados que cuestiona Alberto Fernández y defiende Macri. Nunca sucedió en 37 años de democracia que un Presidente cuestione tanto a su antecesor en Balcarce 50. Y viceversa.

Sin embargo, y pese a la fiereza de este enfrentamiento, Alberto Fernández hizo un gesto político que sorprendió a su círculo íntimo. Cuando se enteró que Macri estaba internado en el Sanatorio Otamendi le envió un WhatsApp deseando una pronta recuperación. “No me contestó, yo lo entiendo”, dijo el Presidente a un ministro que ya es como su sombra.

¿Y para qué lo hiciste?-, le preguntaron a Alberto Fernández en Olivos.

-Yo tengo diferencias políticas con Macri, no soy como él. Y si lo operaron, me parece que corresponde enviar un mensaje entendiendo la situación personal. Soy el Presidente, y él es un exPresidente. Correspondía.

-¿Con todo lo que nos dice…?-, insistieron en la quinta presidencial.

-No se confundan. Yo no quiero a Macri preso. Y tampoco voy a hacer lo que hizo con los camaristas (Leopoldo) Bruglia y (Pablo) Bertuzzi. Yo no voy a elegir a dedo para protegerme en Comodoro Py. No lo necesito, no lo voy a necesitar. Hay que terminar con la historia de los presidentes presos: nos hace mal a todos. Macri cree que voy por él. Esta equivocado. Desde lo político, ya no existe. Yo estoy buscando una instancia institucional para que el sistema democrático no se desgaste. Es eso, y nada más.

Mauricio Macri - Sanatorio Otamendi
Mauricio Macri a la salida del Sanatorio Otamendi. (Maximiliano Luna)

Llovía lento en Olivos cuando el Presidente avanzó sobre Carlos Rosenkrantz, titular de la Corte Suprema. Alberto Fernández asume que Macri y Rosenkrantz tienen un acuerdo político y cree en la versión acerca de un encuentro entre ambos para diseñar la estrategia de defensa de Bruglia, Bertuzzi y Germán Castelli, los tres jueces federales que perdieron sus cargos por una decisión política que se tomó en Balcarce 50 y se ejecutó en el Senado.

“Creo que hubo reunión. Macri quiere que se queden Bruglia y Bertuzzi. Teme por sus hijos. Una tontería. Espero que la Corte guarde las formas. No hay razón para el amparo. No hay argumento jurídico”, explicó el Presidente a su círculo más cerrado.

Alberto Fernández no se lo contó a nadie. Pero un ministro con largo recorrido en la facultad de Derecho, los salones peronistas y los tribunales porteños reveló a Infobae que Bruglia y el Presidente son amigos desde hace 40 años. El camarista federal trasladado por decreto de Macri, que confirmó un procesamiento de Cristina Fernández de Kirchner, y hace días fue devuelto al Tribunal Oral Federal 4 (TOF4) por un decreto simple, compartió secretos y fotocopias con el jefe de Estado.

La hermana del Presidente era compañera de estudios de Bruglia, y cuando Alberto Fernández asumió le envió al magistrado un mensaje a través de un amigo común. El recado es fácil de contar: le anunciaba que iba a ordenar su regreso al TOF 4 porque consideraba “contrario a derecho” su traslado a la Cámara Federal porteña.

“Alberto (Fernández) le avisó dos veces a Bruglia. Y no hizo caso. Macri y Patricia Bullrich dicen que se quiere quedar con la Cámara Federal. No es cierto. Para Alberto (Fernández) las designaciones de Bruglia, Bertuzzi y Castelli son horrorosas”, completó el ministro que conoce como pocos el resumé político y académico del Presidente.

-¿Cristina piensa como Alberto Fernández?-, replicó Infobae.

No sé. Llamala y preguntale.

Seguí leyendo:

Las vergonzosas razones del combate de Alberto y Cristina contra la Corte

Alberto Fernández terminó de involucrar a la Corte en una batalla política con riesgo de conflicto institucional

Fuente: Infobae