Las tensiones en el exterior pueden complicar a la Argentina y provocar una suba del dólar

Las tensiones en el exterior pueden complicar a la Argentina y provocar una suba del dólar

Bolsa de Nueva York (reuters)
Bolsa de Nueva York (reuters)

Este lunes se va a definir si las dos últimas subas del dólar mayorista fueron por coberturas de fin de mes o si hubo un cambio en la tendencia por la situación crítica que Estados Unidos está provocando en el mundo.

En las ruedas del jueves y del viernes, la divisa mayorista subió 30 centavos, con una fuerte presión sobre el final de los bancos oficiales, que salieron a vender en los plazos más cortos, al tiempo que el Banco Central reforzaba sus coberturas de futuro. De no haber sido por esa intervención, el dólar mayorista, que a 15 minutos del final cotizaba a 45 centavos, hubiera terminado por encima de ese valor. Pero la venta de bancos oficiales lo hizo caer 24 centavos a $44,76, un valor que es 16 centavos más elevado que el del jueves.

Pero lo que más preocupa es la caída de los bonos de la deuda local y el fuerte aumento de los títulos de Estados Unidos que ahora rinden apenas 2,12 por ciento. Este fortalecimiento de bonos norteamericanos -desde el 2 de diciembre de 2012 que no tienen un rendimiento tan bajo- y la debilidad de los locales hicieron que el riesgo país el viernes saltara un 4,68% a 985 puntos. Está a un paso de superar la temida barrera de los mil puntos.

El Gobierno no debería celebrar la baja del dólar, sino mirar el riesgo país porque es el que puede desmoronar la economía y su punto vulnerable en las elecciones.

Por otra parte, el anuncio del gobierno de Donald Trump de abrir otro frente de guerra comercial con México por el tema de los inmigrantes, imponiéndole nuevos aranceles, derrumbó las monedas de la región. El peso chileno termino el mes con una fuerte baja, el real también cedió y el peso mexicano cayó 0,60% en un día y se quedó sin la ganancia que acumulaba en el mes frente al dólar. El peso argentino no fue a contramano de la tendencia.

Los bonos de la deuda argentina cayeron esta semana (Reuters)
Los bonos de la deuda argentina cayeron esta semana (Reuters)

El petróleo bajó al menor precio de los últimos 7 años porque se teme una caída de la actividad en el mundo. Wall Street viene avisando con sus cotizaciones, con la suba de los bonos y del oro. El metal precioso apunta a los USD 1.325 por onza y hay inversores interesados en cubrirse de las guerras comerciales acumulando oro físico.

Lo cierto es que los futuros de los principales mercados del mundo dan señales de que no será un buen día para las bolsas de los emergentes y el dólar puede seguir fortaleciéndose ante casi todas las monedas del mundo.

Las Bolsas de Estados Unidos operaban antes de la apertura en rojo, al igual que todas las bolsas europeas. En Asia, las bolsas chinas abrieron con signo levemente positivo, mientras caían las de Hong Kong y Tokio.

Pero lo más grave fue la fuerte caída de Wall Street del viernes que amenaza prolongarse el lunes. Cuando los inversores tenían la atención puesta en China, Trump abrió el frente con México: le impondrá aranceles de 5% en junio que pueden llegar hasta 25% si no se detiene la inmigración. Con el anuncio perjudicó a las bolsas locales. El Dow Jones cedió 1,41%, el S&P; 500. 1,32% y el Nasdaq, 1,51%. El S&P; y el Nasdaq están en el nivel más bajo de los últimos 200 días. El Dow Jones tiene su mayor racha negativa de los últimos 11 años. Y la historia sigue, pero no para revertir la tendencia sino para acentuarla. El pesimismo ganó a los inversores y no es un buen escenario para la Argentina ni para Brasil.

Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Manuel Cortina)
Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Manuel Cortina)

Guido Sandleris, el titular del Banco Central, ahora no enfrentará a un enemigo interno, sino a los inversores del mundo que buscarán refugio en los bonos más seguros del mundo y en el dólar.

Va a ser una semana complicada para mantener la divisa a raya. La política local no está dando buenas noticias, pero ahora los ojos están puestos en la crisis que se viene del exterior y que va a golpear también a Brasil, el principal socio de la Argentina. Es el peor de los mundos para Mauricio Macri, que confiaba que, con algunos retoques y un amago de reactivación, podía llegar en buenas condiciones a los comicios.

No hay adivino o brujo que pueda predecir lo que sucederá en los próximos días. Lo cierto es que el dólar sin volatilidad de las últimas semanas ahora parece que va camino a convertirse en un recuerdo.

Fuente: Infobae