“Hubieran mandado una cuerda para colgarme”: víctima de violación al Vaticano tras sanción simbólica a su agresor

“Hubieran mandado una cuerda para colgarme”: víctima de violación al Vaticano tras sanción simbólica a su agresor

Ana Lucía Salaza ry padre Fernando Martínez (Fotoarte: Steve Allen/Infobae)
Ana Lucía Salaza ry padre Fernando Martínez (Fotoarte: Steve Allen/Infobae)

La conductora de televisión Ana Lucía Salazar fue una de las víctimas de abuso sexual por parte del sacerdote Fernando Martínez, miembro de los Legionarios de Cristo. Con tan solo 8 años de edad tuvo la desgracia de coincidir con el cura en el Instituto Cumbres de Cancún, en México.

Casi 30 años después y tras años de lucha por conseguir que se llevara ante la justicia a su agresor, lo único que ha conseguido Lucía es que la congregación apartara del sacerdocio a Fernando Martínez.

Fue el 13 de enero cuando la conductora recibió una carta directamente del Vaticano, en donde se le informó que el Papa Francisco había aceptado la petición de salida del estado clerical del sacerdote.

“Esta mañana, Fernando Martínez Suárez fue notificado de que el Santo Padre ha aceptado su petición de salida del estado clerical por el bien de la Iglesia. Él hizo esta solicitud para buscar aliviar de algún modo el sufrimiento causado a usted y a las demás víctimas. La Congregación para la Doctrina de la Fe la sometió al Santo Padre después de un atento estudio del caso”, se lee en la misiva.

El sacerdote Fernando Martínez (Foto: Twitter/ @Ana1uSalazar)
El sacerdote Fernando Martínez (Foto: Twitter/ @Ana1uSalazar)

El texto detalla que Martínez sigue perteneciendo a la congregación, pues supuestamente, de ese modo se aseguran de que “lleve una vida que corresponda con su condición de religioso apartado del estado clerical, sin ministerio sacerdotal alguno”. Asimismo, sentencia que el resto de víctimas que fueron abusadas sexualmente por él, serán notificadas de la decisión tomada, al igual que el resto de los miembros de la congregación.

“También lo daremos a conocer a los miembros de la congregación y lo publicaremos en nuestra página de Internet”, concluye la carta firmada por el secretario general de la Legión de Cristo, Andreas Schöggl.

En respuesta, la conductora de televisión ha acusado al Vaticano de preferir “el bien de la iglesia en lugar del bien de las víctimas de violencia sexual clerical”. “Me hubieran mandado una cuerda para colgarme en mi casa”, sostiene Salazar en su mensaje de Twitter donde anexa la carta recibida.

(Foto: Twitter)
(Foto: Twitter)

Y es que a pesar de que Martínez, de 80 años de edad, acumula un largo historial de acusaciones de pederastia desde la década de los setenta, la Iglesia se ha rehusado a sacarlo de la Congregación y a que enfrente un proceso legal por los abusos que cometió. Por años, lo único que hicieron fue trasladarlo, y detrás de su encubrimiento se encontraba Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, quien también ha sido señalado por casos de violaciones.

En ese sentido, Salazar ha ironizado sobre la medida del Vaticano de apartar del sacerdocio a su agresor, en vez de sacarlos por completo. “El Papa decidió que el señor siguiera en las filas de la iglesia después de violar niños! Ahí está la tolerancia cero!”, se lee en uno de sus mensajes.

(Foto: Twitter)
(Foto: Twitter)

Fue el 2 de mayo de 2019 cuando la conductora de televisión alzó la voz y denunció a Fernando Martínez. En una publicación hecha en sus redes sociales pidió información sobre el paradero del legionario y acusó al instituto Cumbres de México de no detener a su agresor a pesar de haber tenido conocimiento de lo sucedido.

“Esta era yo cuando tuve la desgracia de toparme con el pederasta Fernando Martínez en Cancún en 1991-1992 en el Instituto Cumbres. La gente que sabe de su historia conoce sobre los abusos que cometió en los ochentas en el Cumbres de México, y después de eso, lo encubrió la legión y lo reubicaron a Cancún en donde abusó de nosotras y de ahí lo dirigieron a Salamanca”, expuso en su publicación de Twitter.

Fotografía de Lucía Salazar cuando era estudiante del Instituto Cumbres (Foto: Twitter/ @Ana1uSalazar)
Fotografía de Lucía Salazar cuando era estudiante del Instituto Cumbres (Foto: Twitter/ @Ana1uSalazar)

Lucía Salazar, quien dijo ser la primera mujer en denunciar públicamente un caso de abuso sexual cometido por un miembro de la Legión de Cristo, compartió en redes sociales una serie de documentos para respaldar su testimonio, así como varias fotografías de ella cuando era una niña y del sacerdote.

También añadió información sobre la presunta cómplice de Fernando Martínez, identificada como Aurora Morales González, quien era profesora en el Instituto Cumbres. Según el testimonio, esta mujer participó y encubrió por más de un año los abusos cometidos por el legionario.

Ahora, con la decisión del Vaticano, esta joven mexicana ha vuelto a alzar la voz, cuestionando la decisión clerical, de tal suerte, aseguró durante un programa de radio que no se trata de un castigo, pues su agresor ya tiene 80 años. “No se retiró, lo jubilaron y como cualquiera tendrá los beneficios”, dijo.

Fernando Martínez es solo uno de los miembros de los Legionarios de Cristo que ha sido acusado de pederastia. Tan solo en México, la organización religiosa reconoció a finales de 2019 que 33 sacerdotes son responsables de casos de abusos contra niños. En total, admitieron 175 casos de abuso sexual, en su mayoría de entre 11 y 16 años.

El número de víctimas incluye los al menos 60 menores de edad de los que abusó Maciel, el fundador de la congregación (Foto: Archivo)
El número de víctimas incluye los al menos 60 menores de edad de los que abusó Maciel, el fundador de la congregación (Foto: Archivo)

Resalta que el número de víctimas “incluye los al menos 60 menores de edad de los que abusó Maciel” (1920-2008), fundador de la congregación y quien fue señalado en 2010 por el Vaticano por sus comportamientos “gravísimos y objetivamente inmorales”.

La investigación titulada: “Radiografía de ocho décadas para erradicar el abuso”, reconoce que 14 de los 33 sacerdotes que son señalados como abusadores, cometieron estas agresiones mientras ocupaban puestos de autoridad en la organización, lo que ha dificultado mucho y en ocasiones bloqueado las posibilidades de denunciar.

De los 33 sacerdotes responsabilizados, seis fallecieron, ocho dejaron el sacerdocio, uno dejó la congregación, y los otros 18 se mantienen en el grupo, pero 14 no tienen ministerio sacerdotal público, cuatro lo tienen restringido, lo cual excluye servicio pastoral con menores. El número de abusadores representa el 2,44% de los 1,353 religiosos ordenados en 78 años, según la investigación.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

El caso de la conductora mexicana que acusó a un miembro de los Legionarios de Cristo de violación

Legionarios de Cristo: una historia de abusos heredados entre miembros de la organización

“Además de abusar de nosotras, nos hacía ver los abusos de otras niñas”: el crudo relato de víctimas de un colegio de los Legionarios de Cristo

Legionarios de Cristo admitió 175 abusos a menores; 60 cometidos por Marcial Maciel

Fuente: Infobae