En Diputados, Peña calentó la campaña y se mostró confiado: "No nos vamos en diciembre"

En Diputados, Peña calentó la campaña y se mostró confiado: "No nos vamos en diciembre"

Con tono electoral, y a una semana de la sesión especial armada por la oposición para cuestionar las políticas de Cambiemos, Marcos Peña defendió el segundo informe de gestión del año en la Cámara de Diputados. Durante la jornada -en la que no faltaron cruces y chicanas- el jefe de Gabinete defendió el rumbo económico, calificó al kirchnerismo de gobierno “corrupto, estafador y mentiroso” y se aventuró a asegurar una victoria del oficialismo en las urnas: “Yo creo que no nos vamos en diciembre, los argentinos no van a volver atrás”, aseguró.

Peña dedicó más de dos horas solo a la exposición inicial, la más larga de sus 20 informes presenciales en el Congreso. Empezó con una lectura técnica, enumerando datos y obras provincia por provincia. “Este es uno de los gobiernos más federales de la historia”, se jactó en un mensaje solapado hacia los gobernadores.

Mirá también

El clima se empezó a tensar cuando se escuchó el primer aplauso del bloque de Cambiemos. “Al fin, un aplauso”, se burlaron en el FpV. “Ya termino con las mentiras…ya termino”, contestó irónico Peña, en alusión a los carteles que el kirchnerismo había pegado en sus bancas para recibirlo y que rezaban: “#BastaDeMentir”.

Desde ese momento, las interrupciones se volvieron más seguidas y las respuestas del funcionario más enérgicas. “Andá a pedir plata”, “La gente se muere de hambre”, “Cínico”, fueron algunos de los gritos que cruzaron el recinto.

El diputado Darío Martínez lo acusó de “errar” más que el el futbolista Gonzalo “Pipita” Higuaín y Gabriela Cerruti le preguntó cómo puede dormir sabiendo que hay chicos que no pueden cenar. “Traten de encontrarse de nuevo con un ser humano. Dejen de hablar de estadísticas y finanzas”, le reprochó la legisladora de Nuevo Encuentro. “No le creo su indignación impostada sobre una pobreza que no construimos nosotros y usted lo sabe”, le retrucó Peña.

Increpado por la economía, el funcionario reconoció el problema de la inflación –“nos equivocamos en decir que era fácil bajarla”, aseguró- y defendió los aumentos de servicios. “Hemos modificado las tarifas de transporte para que, a diferencia de lo que ocurría antes, los subsidios vayan a los que más los necesitan”, justificó.

El funcionario aprovechó ese tema para hacer una referencia a las elecciones de este año: “Es durísimo, sí, porque implica nadar cruzando un río bravo que nos cansa a todos, que nos pone en un lugar de todo el tiempo decir si seguimos adelante o no. Pero con esto demostramos que salimos del pantano donde nos habían metido. Para algunos, la solución será volver a la orilla anterior. Para nosotros, es llegar a la orilla que viene”.

Más tarde, insistió en la idea ya sin metáforas. Resumió el escenario político en la polarización entre volver al pasado o “trabajar por el futuro”. “Creemos que un amplia mayoría no va a hipotecar el futuro dándole el mando nuevamente a un gobierno que, en base a pruebas, se dedicó a la corrupción a estafar y a mentir. disparó. “Tu gobierno”, le apuntó el ex ministro Axel Kicillof. “No, el tuyo”, le respondió Peña.

Mirá también

Envalentonado, se animó a más: “Yo creo que no nos vamos en diciembre. Los argentinos no van a volver atrás, creo que los argentinos van a respaldar el cambio”, sentenció

La interna del Gobierno sobre el congelamiento de precios que analiza el Gobierno quedó en evidencia durante su presentación. “No anunciamos ningún control de precios y no lo haremos porque no creemos en el control de precios”, rechazó Peña, que, por otra parte, señaló a Mauricio Macri como “el Presidente que más vínculo ha tenido con el mundo” y sentenció que para reactivar la economía “con el mercado interno no alcanza”.